martes, 26 de agosto de 2008

Thank You For the Music!

Con el paso de los años, las bandas de música han ido evolucionando: para bien o para mal.

En los sesenta aparecieran los Beatles y los Rolling Stones; para los setenta existían Pink Floyd, Queen y ABBA, mientras que la música disco hacía furor; los ochenta tuvieron a U2, Madonna, Metallica y Michael Jackson.
Para los noventa, estaban por un lado Nirvana, los Guns and Roses, The Verbe, Oasis y Pearl Jam…, pero por otro lado, surgieron las denominadas “Boybands”: bandas de chicos pelotudos, que bailaban y “cantaban” canciones pegadizas y sin mucho sentido, que apuntaban a las adolescentes y a sus vacíos cerebros, fruto de la “des-culturización” surgida con el fin de la Guerra Fría (y con la llegada de Menem en la Argentina). Los más famosos fueron, claro está, los BackStreet Boys, y después N’Sync (creo que se escribe así) y un par más. También aparecieron A-Teens (el peor homenaje jamás hecho a ABBA), Britney Spears, Christina Aguillera y las muy burras Spice Girls.
Con la llegada del nuevo milenio, apareció Coldplay, Robbie Williams (fruto de una de las primeras Boybands, Take That), t.A.T.u. (un dúo de chicas rusas que decían ser lesbianas, pero que luego admitieron que era todo una mentira); bandas algo retro como The Killers, The Strokes, Franz Ferdinand y The Hives; bandas muy malas como es el caso de Miranda!, Airbag (en Argentina), Rebelde; horribles cantantes como Shakira, Julieta Venegas o Belinda; el gran renacimiento de Green Day y su obra cumbre (“American Idiot”); My Chemical Romance; Avril Lavigne (chica súper talentosa, que escribía sus propias canciones y tocaba sus instrumentos, pero que tuvo la muy mala idea de enamorarse y casarse, y sacó un disco “color rosa”, entrando al mundo del que había huido: el más comercial), y los Darks, mis preferidos, como Evanescence y, sobre todo, mis amados The Rasmus, de quienes trata éste artículo.

The Rasmus se formó en 1994, en Helsinki, Finlandia, cuando sus cuatro integrantes (Lauri Ylönen en la voz, Pauli Rantasalmi en guitarra, Eero Heinonen en bajo y Janne Heiskanen en batería) tenían 15 años. Ganaron un concurso en su escuela, cuyo premio era grabar un disco (por Dios, cómo se nota que ahí sí incentivan a sus alumnos!), y así se editó “Peep”. Comenzaron como teloneros de numerosas bandas (como Red Hot Chilli Peppers, Garvage, Rancid, sus amigos de HIM y quienes poco tenían que ver con ellos, Roxxete). Se destacaron desde un principio por las letras escritas por su cantante y por su negativa a cantar en finlandés (ABBA ya les había abierto el camino a los grupos escandinavos al exterior, y por eso consideraban que lo primordial para trascender era cantar en inglés). Ésta postura les acarreó problemas como renunciar de su discográfica luego de su single más exitoso hasta entonces (“Liquid”, de su tercer disco, “Hell of a Tester”, de 1998), la partida de su baterista (y la entrada de Aki Hakala en su lugar, quien sigue hasta hoy), varios problemas legales y el tener que ir a Suecia para poder editar un álbum nuevo (“Into”, que vio la luz recién en 2001, y que les permitió volver a triunfar en Finlandia, en Escandinavia y en algunos países europeos, como Alemania).

Para el año 2003, The Rasmus editó el que sería su álbum más importante, “Dead Letters”, que les dio la oportunidad de ser reconocidos en todo el mundo, y de dejar de ser una banda finlandesa para ser una mundial de la mano del hit “In the Shadows”. Dos años más tarde, su álbum “Hide from the Sun” repitió el éxito de su antecesor y nos regaló algunas de las mejores letras de la banda.
Y en Septiembre de 2008, se editará “Black Roses” (cuyo primer single, “Living in a World Without You” ya está rotando en la TV Europea).

Mi fascinación con éste grupo se debe a la simple razón de que suena distinto a todo lo que he oído antes, de que las letras sí tienen contenido y por la postura personal de cada uno de ellos: en una época como ésta, donde gobierna la piratería, donde el sexo es lo que vende, donde gente sin formación ni talento ni originalidad ocupa la pantalla de MTV (y de la tele en general), las radios y revistas, es muy difícil encontrar a alguien que siga poniendo el arte ante todo, que elija no formar parte de los escándalos para promocionarse y que aún así venda millones de discos, es admirable.
Quienes conocemos a éste grupo, quienes hemos ido a sus recitales (yo fui a los dos que dieron en Argentina en 2006, ambos llenos por completo y donde se agotaron las entradas), sabemos que son artistas verdaderos y de gran talento, en especial el vocalista, Lauri Ylönen: una persona joven y culta (lee todo el tiempo), que escribe todas las letras él mismo, toca varios instrumentos, vive por y para su música, y como todo artista, la sensibilidad lo domina y, como su vida no ha sido fácil, encontró en la música y en la escritura un método de expresión. Leer una letra suya es leer una cantidad interminable de metáforas, donde se habla desde prejuicios hasta su disconformidad religiosa.
Algo que siempre ha llamado la atención, es que se renuevan constantemente; el look de Ylönen (siempre llamativo, y algo andrógino según muchos) se va modificando con los años (empezó con el pelo rosa, luego amarillo mayonesa, luego amarillo casi blanco, y después el pelo negro azabache-el que mejor le queda-, decorado con plumas negras en la cabeza…, y ahora lo volvió a teñir de amarillo), y el estilo musical va madurando también (si bien siempre hicieron rock, en su comienzos tenían algo de rap y de funk en su música, y en la actualidad pasan del rock pesado al melódico y a las baladas más melancólicas).
Pero lo prioritario, a mí entender, para que sean considerados artistas es lo siguiente: el sentimiento. Si bien Lauri no ha estudiado canto ni nada por el estilo, creo que es mucho mejor cantante que muchos que han estudiado, no porque cante mejor, sino porque SIENTE LO QUE CANTA, y eso es fundamental. No tendría sentido escuchar a alguien que cante sobre muerte riéndose. Lo lógico es escuchar a alguien que si canta sobre sufrimiento, lo demuestre al cantar, y que si canta de alegría, suene alegre, y creo que eso es uno de los talentos innegables de Ylönen.

Si la música gusta o no, ésa es otra cuestión. A mí me encanta, y creo que eso es suficiente.

En un país como Finlandia, de estructura socialista (según Lauri Ylönen, buenísima), del que se sabe tan poco y donde los habitantes son trilingües, creo que es un gran mérito que una banda haya logrado trascender límites por sus propios medios. Hace casi catorce años, cuando The Rasmus comenzaba a formarse, y decidieron que no cantarían en su idioma natal (tienen un par de canciones en finlandés, hechas para complacer a su discográfica), los músicos del país sólo interpretaban en finés, y a ellos se los criticó por interpretar en inglés. Hoy, mucho tiempo después, casi nadie canta en finlandés en Finlandia… Siempre se trata de forma extraña a quien piensa distinto y/o sabe más, y algo así les pasó a ellos; tomaron los estilos musicales de muchos artistas extranjeros (desde los Beatles hasta Metallica), y formaron el propio. Hoy en día, en Finlandia, The Rasmus es la banda más popular y más prestigiosa no sólo entre el pueblo: el Ministerio de Cultura de ese país los ha reconocido y ha hablado incluso de su “aportes a la cultura finlandesa” (un gesto que los integrantes de la banda han considerado “exagerado”).

Cuando en 2007, en Finlandia, un adolescente entró a su escuela, y asesinó a sus compañeros y a su directora, lo primero que vino a mi mente, fue el tema “Myself”, uno de los primeros de The Rasmus, en los que se relataba (en primera persona) los problemas de un chico que, loco y algo cansado, decide, entre otras cosas, tomar un arma y asesinar, y que no se arrepiente, y prefiere simplemente, no decir nada.

Y por último, que grandes artistas de todo el mundo te reconozcan y te elogien, creo que habla bien de uno, y The Rasmus tuvo esa suerte de parte de Metallica, Red Hot Chilli Peppers, Foo Fighters, entre otros.

Lo único que cabe decir, es que, a mi entender, son una banda fantástica.
Y, como diría la canción de ABBA (a quienes The Rasmus homenajeó con un cover muy rockero del tema “S. O. S.”):

GRACIAS POR LA MÚSICA!!!!

sábado, 9 de agosto de 2008

La Libertad de Expresión ante todo:


Estoy sumamente molesta por lo ocurrido con el décimo capítulo de la décimo novena temporada del que, según millones alrededor del mundo, entre quienes me incluyo, es el mejor programa de televisión de la historia: “Los Simpsons”.
En éste episodio, se critica la ineptitud política en el pueblo de Springfield, donde en las elecciones primarias, el posible ganador sea Rafa Gorgori (Ralph Wiggum, en inglés), un niño bastante sonso de 8 años.

Los ciudadanos, como es sabido, suelen ser lo suficientemente estúpidos en el programa (y en la vida real).

Homero y sus amigos se juntan en la taberna de Moe.

Uno de ellos, Carl, habla: -“Lo mejor sería abolir la Democracia para siempre. Realmente me gustaría una Dictadura como la de Juan Perón. Cuando él te desaparecía, te mantenías desaparecido”.

El otro, Lenny, agrega: -“Además, su esposa era Madonna…” (En alusión a la película protagonizada por la cantante, “Evita”)

El Peronismo estalló de cólera. Según ellos, “Ofende la verdad histórica”.
Ésas líneas, costaron todo el capítulo.

Quizás, lo que los ignorantes del peronismo, no saben es que éste show se caracteriza por mostrar la estupidez de los personajes, basados en los de la vida real.
¿Acaso no saben ellos, que Lenny y Carl, se caracterizan por ser dos imbéciles, que no saben nada, dos completos brutos?
No lo dijo Lisa Simpson, quien fuera la única persona culta de Springfield.

El Peronismo utilizó a Mafalda para criticar a “Los Simpsons”.
Señores peronistas, ¿acaso se olvidaron que la libertad de expresión es sumamente importante? ¿Acaso no se dieron cuenta que no estaban riéndose de los Desaparecidos? ¿Acaso no entendieron que el chiste era demostrar la ignorancia de los personajes?
No quiero ser agresiva, pero sinceramente, hay algo que quiero hacer llegar a la gente que acusó de golpista a Homero y compañía:
AGARREN UN LIBRO DE HISTORIA, QUIEREN?

Son los primeros en hablar de Democracia, de que la libertad esto, que la libertad aquello, y también son los primeros en censurar, en apoyar medidas violentas.

Ustedes se olvidan que Perón alabó a Uriburu, el primer golpista de la Argentina, que “el General” participó muy de cerca en el Golpe de 1943, que le importó un carajo la Democracia, que fue uno de los primeros en abolirla, que admiraba terriblemente a Benito Mussolini y a Adolf Hitler, que le dio asilo a los Nazis alemanes en nuestra Patagonia, que persiguió y mandó a matar a muchas personas, en especial Socialistas y Comunistas, porque él era de DERECHA.

Cuando necesitó al pueblo, les habló de justicia, de libertad, de Democracia, y el pueblo idiota de ésta Nación le creyó.

Los intelectuales fueron los principales perjudicados en su maniobra, pero hoy son, justamente, intelectuales los que están en las filas Peronistas, los que murieron por Perón en los sesenta y setenta, porque le creyeron que con él conseguirían la Patria Socialista… Siendo tan intelectuales, ¿no sabían ellos que fue su líder el primero en perseguir a los Socialistas?

No puedo negar que Juan Domingo Perón ha hecho grandes cosas por la Argentina, pero creo que es hora de reconocer su cosas malas también.

Todos hablan del General, pero nadie se acuerda de Arturo Illia, que sacó adelante un país, y que sufrió un Golpe de Estado en 1966, comandado por Juan Carlos Onganía, y que en ése momento, Perón, que se encontraba exiliado en Madrid (porque, es cierto, el peronismo estaba prohibido desde la Revolución Libertadora de 1955), dijo estar a favor del Golpe porque “era la única salida para acabar con el Régimen corrupto que imperó en la Argentina”. Luego elogió a Onganía, diciendo que era “un brillante soldado”. Pero, ¿qué pasó después? Onganía no dejó a Perón volver al país, entonces el peronismo salió a hablar nuevamente de Derechos, de Democracia… La historia de siempre…

Mmm… Me parece raro… digamos… Si estamos hablando de Democracia, que es la elección del pueblo, por el pueblo y para el pueblo… No sé, me parece bastante contradictorio eso de apoyar a dictadores y después decir que un Golpe contra uno está mal…

UN MÉDICO A LA DERECHA, POR FAVOR!!!!!!!!
En fin, volviendo a “Los Simpsons”, es ya normal que mucha gente no los entienda y los critique.

Ya fue George Bush padre en sus años de presidencia el primer político que quiso sacarlos del aire, pero le fue imposible por el apoyo de la comunidad hacia la serie.

El gobierno brasileño intentó algo similar hace unos años ya, cuando el programa hizo un capítulo en el que se mostraba la violencia en las calles de Río de Janeiro y se burlaban del exhibicionismo del lugar.

El actual presidente Bush ha criticado al Show numerosas oportunidades luego de que quedara en claro la postura del programa, en contra de la Guerra de Irak, de Guantánamo y del fraude electoral.

Hugo Chávez también ordenó sacar del aire la serie, por considerar que vulnera el artículo 7 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte, por sus siglas y por la cantidad de opinadores independientes que han salido disparados de la pantalla de TV tras su entrada en vigencia). Dice que mal influencia a los jóvenes…, cuando es sabido que el gobierno venezolano se molestó por la intención democrática del show, que numerosas veces ha hablado de la importancia de la libertad de opinión y de la contra hacia la represión por parte de cualquier gobierno. Chávez, en cambio, decidió que “Baywach” (“Guardianes de la Bahía”), con Pamela Anderson, sí sería adecuado para los niños (les enseñará grandes lecciones de anatomía), y lo puso como reemplazo. “Los Simpsons se sumaron a la lista de Perseguidos de la Revolución Bolivariana”, dijo el periodista venezolano Pedro Pablo Peñaloza. Y así fue…”Había que callar a Homero. A Lisa. A Marge. A Bart… (…)”
Y luego nosotros, los argentinos, PROHIBIMOS un episodio donde se hace un típico chiste.

Pensarán que soy de derecha, que estoy a favor de los golpistas… Pero no. Yo soy de izquierda. Soy socialista, soy radical. Soy adolescente, pero no estúpida. Yo no soy como los demás de mi edad. Yo sí leo. Yo soy sumamente democrática. Yo admiro a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y también amo a “Los Simpsons”, como Amo a Mafalda. Y me molesta mucho lo que ocurrió. Porque un grupo de “intelectuales” que no entienden el humor ácido de la serie, sacaron del aire un capítulo por una línea de unos segundos…

Y, saben qué? Nos quejamos de un chiste político, del sarcasmo, sacamos del aire la cultura de “Los Simpsons”…, y dejamos que los chicos sigan viendo a las putas de “Cogiendo por un Sueño”, digo, “Bailando por un Sueño”.

Pero bueno, capaz es como dice Chávez: Con “Los Simpsons” se incita a la Revolución cultural, pero con “Baywach” o “Cogiendo por un Sueño”, perdón, me volví a confundir, “Bailando por un Sueño”, los niños aprendemos anatomía.

Alégrense, jóvenes adolescentes!: Nos enseñan sobre sexo! Y sin Protección!!!

UN MÉDICO PARA ARGENTINA, POR FAVOR!